11/3/12

30.



Dicen que es más fácil amarrar los vientos -Ulises, que era precavido, supo atarlos- que sujetar los sueños. Eso explicaría que me despierte cada mañana con las magulladuras de una pelea desigual y con la resaca de una suerte incierta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada