18/7/12

252.




La imaginación, ¿se da o se toma? Estéril pregunta, pero los días se sobrecargan de interrogaciones fugaces y aparentemente inocuas. No creo tampoco que los mayores poseamos menos imaginación, simplemente es que la reprimimos. A veces brutalmente o solo tratándola con despecho. Cuando no permanece bullendo en la clandestinidad de nuestro pensamiento. Esa actitud de contención de lo imaginativo puede llevarnos a convertir los deseos en un muladar en lugar de un vergel. Entonces pasa lo que pasa. Voy viendo muchos individuos a los que les ha pasado de todo. Muchos no pueden levantar la cabeza apenas. Otros decidieron sepultarla para siempre, manu propia.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada