22/11/12

379.




Vivir es asombrarse. Cada día se nos brinda un matiz (un ánimo cantarín de par de mañana, un encuentro casual, una lectura siquiera breve, un recuerdo que nos da gusto) que contiene un cierto detalle de sorpresa. Cuando soy receptivo me asombro. Me digo a mí mismo: vives asombrado (no importa los años que van transcurriendo)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada