11/11/12

372.




Habrá quien diga que, aunque no se piense o no se razone, la muerte es objeto de acontecimiento (suceso que tiene lugar) por sí misma. Se produce, sin más. Lo más irracional que existe, se insistirá. Pero activando el mismo argumento y por esa misma causa, también nacer sería análogamente irracional. Acaso más, puesto que la vida se concluye en el objeto de acabar algún día. Sofismas. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada