7/8/12

279.




¿Y si el conflicto auténtico es el que se instala entre el mensajero y el destinatario? El emisor, resguardado a buen recaudo, ha colocado en el eje de las relaciones sociales el rostro mediático, el de la publicidad, el de los gestores (productivos o políticos), el de los mercados visibles (los hay más potentes y ocultos) La gente solo percibe a todos estos, los toma como referencia, acata, se arrodilla ante ellos y rinde culto. El gran Emisor de los Mercados permanece en su Olimpo, tejiendo un mundo a imagen y semejanza de sus intereses. Nadie le ve. Porque en su esfera superior ya ha atado los hilos que deben hacer funcionar los mecanismos en los que él y sus delegados en la Tierra confían. Se da por satisfecho con que el reconocimiento venga a través de sus obras. Ese será su mejor triunfo.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada