16/5/12

135.






No obstante, y a pesar de la publicidad  -como de tantas otras rémoras y dependencias-,  el que desea buscarse se busca. Encontrarse no está garantizado ni en el fondo ni en la forma. Este logro responde a un plazo vital y se manifiesta a la carta. Lo más positivo es que no se acaba nunca de intentarlo. Para algunos, ya la misma marcha supone el encuentro.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada