16/3/13

412.




Mal es la soledat,
mas peor es conpaña
de omre syn verdat,
que a omre engaña.

Lo dice Sem Tob de Carrión, el poeta del siglo XIV.  En la mejor tradición de contraponer un mal con otro para salvar el pellejo, que es tanto como decir que en ocasiones la salud mental. La soledad ayuda siempre a reflexionar; unas veces se nos impone y otras se elige. Lamentamos aquella que creemos una fatalidad, sin considerar si la fatalidad la hemos propiciado nosotros con nuestros actos. Pero el recurso del poeta a la maldad ajena me parece muy oportuna. Algo así como: no te quejes del enemigo interior que los hay más feroces ahí fuera. Cierto: la compañía del hombre (hombre o mujer, claro) sin verdad que a otro hombre engaña acarrea males de incierto y a veces desdichado desenlace. Y estos tiempos de quiebra propician la mentira, el dolo y la celada en todas las familias.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada