27/10/12

356.



Mi frase favorita al verme con viejos compañeros de trabajo: me alegra saber que estáis. Sería un cínico si dijera que se la he dedicado a todos. Sí a los que recuerdo como más apreciados. Y es que llega un tiempo en que la mera existencia  -comprobar que no hay caídas irreparables-  es un regalo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada