13/10/12

351.




Resulta preocupante saber que las contradicciones y comportamientos de la superestructura (lenguaje althusseriano, ya lo sé) política, y más en concreto de la política del Estado, se están convirtiendo en desafecciones y enfrentamientos entre la ciudadanía. Me llegan ecos de desavenencias familiares, discusiones duras y situaciones violentas. Mal cariz tiene el asunto. Si es el Estado quien abandona al ciudadano. Si son sus representantes los que motivan la división social hasta en los núcleos más elementales. Si vuelve la intolerancia e imposición de unos que apenas dejan expresarse a los otros...¿no será el miedo, agazapado tras las ideas rancias y engañosas de la tradición histórica del país, lo que obra como espada exterminadora de la convivencia? Mal cariz, desde luego.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada