22/4/12

95.




Los días que tengo una opinión  -o un sentimiento-  más desfavorable sobre la especie humana hago lo siguiente: me imagino a mí mismo como un primate trepador. Es una manera que me ayuda a ver el lado positivo de aquello en lo que hemos acontecido. Y sobre todo de nuestras posibilidades.

Pero de haber permanecido como primates arbóreos, ¿nos hubiéramos tenido por más desdichados? Ya, claro: arriesgadas propuestas imaginativas (algunos dirán que fuera de lugar)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada