15/2/12

1.



El progreso no hubiera existido sin la blasfemia. Los yunteros y los arrieros azuzaban a los animales con sus exabruptos al cielo. Gracias a ellos  -a los bueyes, a los hombres y a los improperios-  la tierra se abrió y dio frutos y los caminos se anduvieron. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada