2/9/13

436.



Tratar de poner nombres al movimiento y parecernos que el movimiento se para. Pero no se detiene jamás. Somos nosotros en todo caso quienes no avanzamos ni retrocedemos. Convertirnos en un dibujo colgado en el vacío. Venganza. La dificultad de nombrar como nuevo cuando lo que deseamos es sencillamente evocar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada